Pensaron que habían logrado apagar las llamas definitivamente. Los bomberos tanzanos siguen esforzándose por extinguir un incendio que está consumiendo el frondoso bosque de las laderas del monte Kilimanjaro, el pico más alto de África.

El incendio se declaró el viernes por la noche cerca del campamento Karanga, una parada para excursionistas y escaladores situada a unos 4.000 metros de altura en una de las rutas de escalada más populares que conducen al «techo de África» de 5.895 metros. Las autoridades no han facilitado información sobre el alcance de la destrucción causada por el incendio, cuyo origen no se ha identificado formalmente.